BREVE INFORME DE INTERVENCIÓN EN EL SISMO 8.2: Avances y pendientes.

Estamos cumpliendo un año del sismo de 8.2 grados en la escala de Richter que azotó el sur de México el 7 de septiembre de 2017, resultando fuertemente afectada la región del Istmo de Tehuantepec. Recordamos que durante septiembre se vivieron réplicas de magnitudes superiores a los 7 grados y el 16 de febrero de 2018 hubo otro sismo de 7.2 grados con epicentro en Oaxaca. Todos ellos han impactado la infraestructura local y contribuyen al retraso en materia de reconstrucción, aquí algunos datos de las afectaciones:Población damnificada: más de 800 mil personas en el Istmo de Tehuantepec[1].

  • Víctimas del sismo: 102 personas muertas[2], 82 en Oaxaca[3], 16 en Chiapas y 4 en Tabasco.
  • Escuelas dañadas: 800 planteles en Oaxaca. 688 en el Istmo de Tehuantepec. De ellos, 28 demolidas y 310 con daños menores que no han sido atendidos.
  • Viviendas afectadas en Oaxaca: Se calcula en más de 80 mil, de ellas 65045 recibieron algún apoyo de reconstrucción a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano SEDATU (de 15 mil pesos por daño parcial, y 120 mil pesos por daño total).
  • Viviendas afectadas en Juchitán: 15087 reconocidas por SEDATU.
  • Viviendas afectadas en San Dionisio del Mar: 1548 reconocidas por SEDATU.

Desde los días posteriores al sismo, los gobiernos estatal y federal se vieron rebasados por la situación de emergencia en el Istmo de Tehuantepec y Sierra Mixe principalmente, y aunque hubo avances en el levantamiento de información para la asignación de recursos para la reconstrucción, el sismo del 19 de septiembre, desvió la atención al centro del país. Con las réplicas del 23 de septiembre terminaron por colapsar viviendas con serios daños en el Istmo, viviendas que no fueron censadas o que tuvieron un daño menor cuando se realizó el censo.

El colapso de las instituciones educativas, de salud, bancarias, comerciales y municipales, ahondaron las desigualdades y retrasaron la reconstrucción; pues aunque los recursos estuvieron asignados desde el mes de octubre, la entrega empezó a concretarse con muchas dificultades a partir de noviembre, por la inexistencia de bancos o cajeros electrónicos en la región. Es de mencionar que solo los centros de población más grandes de la región cuentan con estas instalaciones, debiendo las personas damnificadas de comunidades más pequeñas desplazarse para acceder a los recursos.

Durante este año, los principales derechos humanos afectados han sido el derecho a la vivienda, a la educación, a la salud, a la alimentación, al trabajo, a un medio ambiente sano y a la recreación.

Respuesta solidaria

Para CODIGO DH, apoyar en estas circunstancias ha sido una tarea crucial, como parte de nuestra labor de atención integral y de acompañamiento a personas defensoras que llevamos desarrollando desde 2012. Durante este año también hemos monitoreado las condiciones en que se fue dando el proceso de ayuda humanitaria, en un primer momento a través de la Misión de Observación Humanitaria y posteriormente del proceso de reconstrucción, más aún con el proceso electoral en puerta.

Durante este año, destinamos 110 días a diversas actividades, durante los cuales estuvimos físicamente en estas poblaciones de Juchitán, San Dionisio del Mar, Unión Hidalgo, Ixtepec, Ixhuatán, Jalapa del Marqués en el Istmo de Tehuantepec, y de Yaveloxi en la Sierra Mixe; con la presencia de 2-3 personas cada día. Hemos contado con el apoyo solidario de medicxs, psicologxs, personas solidarias, organizaciones y financiadoras para hacer llegar diversos apoyos, asesorías y atenciones a la población damnificada.

Las principales tareas desarrolladas fueron:

  1. Entrega de víveres. Desde el día siguiente del sismo, Codigo DH montó un centro de acopio en las oficinas, que estuvo activo durante las dos siguientes semanas. Los apoyos en especie recibidos fueron entregados en Juchitán y San Dionisio del Mar, principalmente. También recibimos despensa procedente de San Luis Potosí a través del aeropuerto de Ixtepec, que fueron entregadas en estas poblaciones. Aproximadamente se beneficiaron 2500 personas.
  1. Apoyo a las cocinas comunitarias de San Dionisio del Mar y Barrio San Isidro en Unión Hidalgo. A las cuales se les entregó mobiliario y despensa. La primera hasta mediados de octubre 2017 funcionó regularmente y después en actividades puntuales. La segunda se apoyó de diciembre 2017 a marzo de 2018. En promedio se beneficiaron a 150 familias.
  1. Entrega de lonas y catres tradicionales a 75 familias de Juchitán de Zaragoza.
  1. Brigadas de atención médica, se realizaron 11 de septiembre 2017 a junio 2018, que brindaron atención en Juchitán, San Dionisio del Mar y Yaveloxi, atendiendo a poco más de 500 personas, las cuales también recibieron medicamentos. 7 personas fueron canalizadas a especialidades en Juchitán y la Ciudad de Oaxaca, donde se cubrieron gastos de traslado, medicamentos y/o pago de atención médica.
  1. Brigadas psicosociales, se realizaron 8 de los meses de septiembre 2017 a abril de 2018, que acudieron a Juchitán, San Dionisio del Mar, Ixtepec, Ixhuatán y Unión Hidalgo. Atendiendo principalmente a grupos de mujeres, niñxs, maestrxs y personas defensoras, un aproximado de 250 personas.
  1. Entrega de apoyos para la reconstrucción de viviendas, entre ellos, herramientas, cemento y material de construcción a personas damnificadas en San Dionisio del Mar beneficiando a 420 familias. Así también se brindó asesoría para la dictaminación de daños en casas y para la reconstrucción.
  1. Monitoreo de la reconstrucción de escuelas. A través del cual se dio seguimiento de la Queja de la Escuela Secundaria Técnica # 33 de Unión Hidalgo, la cual demandaban la demolición de 8 aulas dañadas y su reconstrucción. Acudieron representantes del Comité de madres y padres de familia a 6 reuniones de seguimiento con IOCIFED e INIFED en la Ciudad de Oaxaca durante los meses de marzo a julio de 2018. Lograron la demolición de las aulas pero las obras de reconstrucción sufren un fuerte retraso, se calcula el avance de las obras en 15%.
  1. Reactivación de la economía local. Mediante esta estrategia se realizó la adquisición de alevines de peces (mojarra tilapia) para la Cooperativa Playa Popoyote de San Dionisio del Mar como medida para la reactivación de su actividad económica, de diciembre a marzo de 2018. Posteriormente asesoría técnica para un cultivo piloto de camarón de los meses de abril a agosto de 2018 que continúa en proceso.

En todas estas actividades se invirtieron un total de 43,700 dólares que fueron aportados por Médico Internacional Suiza, Médico Internacional Alemania, Partner Südmexikos E.V, Hermanas Teresianas, Comité Guadalupano de Otawa, Taula per Méxic, Plataforma Suiza-México, Programa Welvaerts, Hugo Crespo, Lariza Garzón, Ana Laura Román y otras amigas y amigos solidarios. A todxs ellxs agradecemos su confianza por el apoyo brindado.

A pesar de todas las actividades emprendidas queda mucho por hacer, especialmente en la reconstrucción de viviendas, en el acceso a servicios educativos, de salud, reparación de caminos y drenajes, trabajo y recreación de las personas que resultaron afectadas durante el sismo de 8.2 del 7 de septiembre de 2017 y sus posteriores réplicas.

Descargar el Monitoreo de las problemáticas de la reconstrucción en el Istmo de Tehuantepec: documento de seguimiento.  Monitoreo de la Reconstruccion

Entrega de material de construcción

Taller con niñas y niños en Ixhuatán.

Atención médica

 

 

[1]    V. http://www.animalpolitico.com/2017/09/sismo-muertos-chiapas-oaxaca/

[2]    V. http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/09/13/1187894

[3]    Las últimas tres acontecidas después de los sismos del sábado 23 de septiembre.