Organizaciones y estudiantes conocen la Ley General Contra la Tortura.

Taller sobre “Formación y desarrollo de capacidades en materia de investigación y documentación en casos de tortura”.

Los días 27 y 28 de septiembre pasado, con la participación de distintas organizaciones civiles se realizó en la ciudad de Oaxaca el taller denominado “Formación y desarrollo de capacidades en materia de investigación, documentación y litigio de casos de tortura en la región sureste”, en el marco de la implementación de la Ley General Contra Tortura, implementada el año pasado en nuestro país y con la finalidad de generar discusión en torno a casos de tortura en la región sureste del país.

Entre las organizaciones participantes en dicho taller se encuentran: el Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha (Código DH); Documenta, análisis y acción para la justicia social, A.C; Comité Ejecutivo de Atención a Víctimas (CEAV); El Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad (CCTI); EL Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo A.C. (CEPAD); El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas A.C. (Frayba); el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Pro Juárez); entre otros actores.

¿Por qué es importante hablar del tema (tortura) en la actualidad en México? Con esta interrogante se dio paso a las actividades programadas para este taller.

Durante la conferencia El panorama de la tortura en México, presentada por Maissa Hubert de Documenta A.C., menciona que existen 4,000 carpetas abiertas actualmente para investigar casos de tortura. Oaxaca no está exento, Código DH mencionó que como resultado de una investigación en la Defensoría del Estado, detectaron 137 quejas del año 2015 y 2017; y hasta marzo de 2018, la Fiscalía General del Estado constaba un total de 156 casos. Recalcan que existe la posibilidad que estos números no sean reales puesto que muchos casos no son denunciados, además de que existen pocas sentencias en casos de tortura y por un panorama de impunidad generalizada. Mencionan también que entre la población más vulnerable se encuentran hombres de entre 18 y 35 años de edad; mujeres, mediante tortura sexual; y la población indígena.

Durante el taller se analizaron aspectos de la práctica del litigio en casos de tortura, como la Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura; la Ley Nacional de Ejecución Penal; la Ley General de Atención a Víctimas; y el Protocolo de Estambul, puesto que la tortura representa una violación a los Derechos Humanos y puede escalar a un crimen de Lesa humanidad.

“La tortura sexual ha estado presente desde hace mucho tiempo y en varios lugares, desde la guerra sucia, en Atenco y en Nochixtlán”, mencionaron los integrantes de Pro DH. Hacen énfasis en la necesidad de visibilizar la tortura sexual, puesto que en muchos casos se ha hablado de violación y no de tortura.

Finalmente, culminaron con la creación de alianzas entre los diferentes actores para documentar, investigar, representar y acompañar casos de tortura en sus diferentes modalidades.