«Justicia tardía no es justicia»; un año de impunidad

Hoy se cumplió un año del operativo fallido “Oaxaca” en el que elementos de la Policía Estatal y Policía Federal desalojaron bloqueos carreteros en el entronque de la carretera federal y de cuota en la población de Asunción Nochixtlán y posteriormente en las de poblaciones de Huitzo, Telixtlahuaca, Hacienda Blanca y Viguera.

Recorrido por el lugar donde cayeron las víctimas el 19 de junio de 2016.

La incompetencia de las autoridades ante las movilizaciones de la ciudadanía y del magisterio oaxaqueño ha culminado, al menos en los últimos once años, en represión e impunidad.

Como parte de la conmemoración de estos hechos que dejaron 8 personas muertas y cientos de heridos, desde el pasado fin de semana se realizaron actividades en la comunidad, convocadas como Jornada político-cultural.

El sábado, el representante de la OACNUDH, Jan Jarab y el presidente de la CNDH, Luis Rodrigo González visitaron Huitzo y Nochixtlán, dos de las poblaciones afectadas por la realización del Operativo Oaxaca el 19 de junio de 2016.

Durante el recorrido pudieron escuchar el testimonio de Don. Pedro Valente y su familia,  quien fue golpeado por elementos de la PF mientras realizaba trabajos en su parcela.

En Nochixtlán acudieron a la Colonia 20 de Noviembre donde escucharon otros testimonios del ataque y las detenciones realizadas este día, así como de las afectaciones a un año de los sucesos.

También fue recorrida la zona del ataque, el puente, desde el que videos demuestran que se realizaron los disparos que mataron a Yalid Jiménez, Jesús Cadena Sánchez y Anselmo Cruz Aquino, el lugar donde estos cayeron; el panteón, el Hospital Básico Comunitario y calles aledañas para concluir el recorrido en el monumento instalado a las afueras del panteón municipal.

Como parte de esta conmemoración, se realizó también un Conversatorio donde cada instancia de derechos humanos, dio su mensaje respecto a los hechos ocurridos en Nochixtlán.

Jan Jarab hizo especial énfasis en la gravedad de que un estado realice un uso excesivo de la fuerza, antes que solucionar los problemas estructurales de su población, como la pobreza que se vive en la Mixteca.

El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) pidió un minuto de silencio para las personas que perdieron la vida el año pasado, refrendó su compromiso en las investigaciones que realizan y la urgencia de contar con una reparación integral del daño y medidas de no repetición.

Arturo Peimbert dio cuenta de las actividades realizadas por la Defensoría y su certeza de que los hechos suscitados a partir de la puesta en marcha del operativo Oaxaca configuran un delito de lesa humanidad.

Finalmente el Profr. Santiago, hizo un recuento de los hechos y concluyó su participación diciendo que la «justicia tardía no es justicia».