Compañías de megaproyectos entorpecen la defensa de Derechos Humanos

  • El plan nacional sobre empresas y derechos humanos debe incluir a los defensores durante su diseño, implementación, monitoreo y evaluación.

Foto: Página3

De acuerdo con el actual plan nacional en el que México se encuentra  trabajando (sobre derechos humanos y empresas) la ONU recibió información sobre el impacto que las acciones de muchas compañías han tenido sobre las comunidades alrededor del país.

Según el Informe de cierre de misión de Michel Forst, Relator Especial de la ONU sobre la situación de las y los defensores de los Derechos Humanos, compañías que están trabajando en minería, construcción, infraestructura, energía, telecomunicaciones, seguridad privada, transporte y medios, están entorpeciendo los esfuerzos de los defensores de derechos humanos.

“Espero que este plan incorpore un sólido componente sobre la responsabilidad de las empresas en el apoyo a defensores de derechos humanos y la prevención de la criminalización u otras formas de debilitar el actuar de los defensores de derechos humanos, incluyendo aquellos de comunidades indígenas” se lee en el documento.

Unos de los grupos de defensores más criminalizados, frente a la mayoría de los procesos judiciales y detenciones arbitrarias en México, son aquellos que protegen y promueven los derechos económicos, sociales y culturales, en particular activistas que defienden los derechos de los pueblos, en el contexto de megaproyectos de extracción, energía e infraestructura.

Las organizaciones de la sociedad civil documentaron por lo menos 109 casos de ataques contra defensores de derechos ambientales en 23 estados mexicanos en un año, entre mayo de 2014 y junio de 2015.

“En ocasiones, los defensores me dijeron que las evaluaciones de impacto ambiental no estaban disponibles para las comunidades afectadas. El lenguaje de las evaluaciones es demasiado técnico o no está disponible en el idioma de la comunidad. Me preocupa que el número de conflictos relacionados con la protección de los derechos sobre la tierra y el medio ambiente siga creciendo”

En los estados como Oaxaca, Chihuahua, Guerrero, Estado de México y Chiapas, la multiplicación de proyectos de desarrollo y acaparamiento de tierras conducen a la escalada de conflictos, pues las comunidades indígenas se rehúsan a perder sus tierras ancestrales. Como es el caso de la  comunidad de San Francisco Xochicuautla quien lleva a cabo su lucha para preservar su tierra ante los riesgos de la construcción de una autopista o en Juchitán Oaxaca quienes defienden su tierra de la imposición de parques eólicos.

La violencia por grupos armados que operan en colusión con autoridades y compañías locales, también es un problema que enfrentan los defensores del medio ambiente.Pues enfrentan represión que puede ir desde el acoso, detención arbitraria para torturar, hasta los asesinatos y desapariciones forzadas.

“…me ha consternado el número de conflictos existentes que son consecuencias directas de la falta o mal uso de los procesos de consulta con las comunidades indígenas. En muchas ocasiones, las consultas son una simple formalidad para proyectos que ya han comenzado a implementarse”.

Por lo anterior en el informe Michel Forst reconoce la importancia de los actores no estatales para asegurar el gozo efectivo de los derechos humanos ha sido crecientemente reconocida por la comunidad internacional. El plan nacional sobre empresas y derechos humanos debe incluir a los defensores durante su diseño, implementación, monitoreo y evaluación.