Hacemos presente la memoria: FIL Oaxaca 2016

modesto

Gráfica: Modesto Bernardo

La Feria del Libro de Oaxaca (FILO), que arranca hoy en el Zócalo de la ciudad, tiene como eje rector a La Memoria y como invitado a Chile, país que sufrió una de las dictaduras más brutales del Cono Sur e instaurada a raíz del golpe de Estado a Salvador Allende en 1973.

La necesidad de las sociedades por recordar y entender su pasado, a impulsado los estudios de las memorias, los que tienen una gran deuda con los aportes desde el Cono Sur de América Latina. Por ejemplo, Elizabeth Jelin plantea la necesidad de recordar, para no repetir y poder construir futuros más democráticos, desde la ruptura del silencio institucional que no mira al pasado.

Cabe señalar que no se trata de los estudios históricos tradicionales. Alrededor de este campo se teje también un compromiso político de mayor respeto a los Derechos Humanos y la exigencia de Justicia. Porque la memoria es necesaria contra el olvido, para tratar las heridas, evitar el odio y las venganzas.

En este sentido, señalan los organizadores de la FIL Oaxaca 2016: “Es nuestro objetivo que la FILO sea el ágora perfecta para escuchar y ser escuchado. Buscamos que el diálogo, la reconciliación y el mutuo reconocimiento ayuden a restablecer y consolidar la paz. Nuestro único interés es reafirmar que los libros han sido, son y serán los agentes que favorezcan el conocimiento y la discusión de ideas y su efectiva difusión, para finalmente llevar a cabo acuerdos más allá de las diferencias, en un ambiente de paz y creación.”

Bienvenida la FILO que nos convoca a “mirar hacia el futuro sin olvidar nuestro pasado, incluso reconciliándonos con él cuando haya que hacerlo”, Oaxaca requiere de este ejercicio con urgencia.